- AGO '10 SEGOVIA Y OTRAS HIERBAS.

Teníamos un fin de semana largo y decidimos hacer esta vez una crónica gastronómica y cultural, vamos, para darle gusto al cuerpo y mente.
Nunca habíamos estado en Segovia y la verdad es que fue sensacional visitar Castilla la Vieja.
Aquí expongo un pequeño mapa de la ruta realizada.


No nos hemos complicado la vida, metemos la 6ª a 5.000 rpm y cogemos la A3, circunvalamos Madrid por la M40 y carretera a la Coruña.
Subimos el puerto de Guadarrama sin mayores complicaciones y enlazamos con la N603 rumbo Segovia.






Como somos muy chulos no reservamos nada, tenemos un puñado de direcciones ordenadas por preferencias y vamos a probar.
Tenemos suerte, bingo a la primera.
Se trata del HOSTAL PLAZA *, en la calle del Cronista Lecea, 11. Su teléfono es: 921.46.03.03.
La habitación doble cuesta 48 pavos IVA incluído y está apenas a 50 metros de la plaza mayor. Tiene parking propio y cuesta 5 € guardar la moto.
La relación calidad/precio es buena para mi gusto.
La habitación tiene aire acondicionado, televisor TFT y un extra por la cual puse ese hostal el primero en la lista, tiene WIFI gratis en todas las habitaciones. Cobertura máxima, 5 rallas.
La recepción está abierta 24 horas.
Tengo que destacar que fueron todos muy simpáticos y amables, todo un detalle en los tiempos que corren.
Por contra decir que las camas son un poco pequeñas para mi tamaño y el llavero del garaje pesa cerca de 1 kilo, je, je.
Si algún día vuelvo a Segovia seguramente iré a ese local, aunque sea a tomar café en su pequeña cafetería.
Posición GPS: 40º57'01.50"N 04º07'23"W.








Cuatro pasos y estamos en la plaza mayor.






Casi todos los restaurantes tienen bichos de estos en el escaparate.






Primera toma de contacto con el acueducto, de noche y sin flash.
El mérito está en la cámara, de apenas 70 €.







La plaza del Azoguejo.






La plaza de la Artillería.






Como se ríen...






Entramos en la catedral de Segovia.
El acceso es gratuito, de momento.







Esto es un armario ropero de 4 puertas.
El altillo es ideal para guardar mantas.







Ahora nos dirigimos a una cita obligada, se trata del Alcázar.
Antes de entrar echamos una foto a la iglesia de la Vera Cruz.







La entrada cuesta 4 € y si subes a la torre de Juan II son 2 € más. Total 12 € los dos.
Si quieres guía añade 1€ por cabeza.
Para los ciudadanos de la Unión Europea, el tercer martes de cada mes (salvo festivos) la entrada es gratuita.

Su posición GPS: 40º57'08"N 04º07'54"W.






La visita merece la pena.
La sala de reyes en impresionante y llena de curiosidades.

España es de los pocos países donde Elena se escribe sin hache, sin embargo, al rey Henrique se la ponen.
Transcribo una de tantas citas:
"Don Henrique el I Rey de Caftilla y Toledo, hijo del Rey Don Alonfo el IX no fe pudo feñalar en las guerras, contra los infieles, por fu tierna edad, ni dexò fucefion, por la mefma, aunque eftuvo defpofado con dos Infantas de Portugal y Leon. Murio en Palencia a 7 de Junio de 1217 y enterrofe en las Huelgas de Burgos". [sic]
Leyendo las citas parecía un gato cabreado de tanto hacer fff fff fff.






Este jardín / laberinto tiene truco, es imposible llegar al centro.






Impresionante.






La sala de armas.
La Gatha se cachondea de las falditas de los soldados.
Por el bien de la humanidad espero que no se ponga de moda eso de llevar falda.







Aquí se fabricaban las monedas.






Pues eso, las famosas falditas.






Aunque este te mete una patada en los hue... y te acuerdas de él y toda su tropa, juas.







Vista de la entrada al Alcázar.







Vamos a subir a la torre.
Un cartel nos avisa que hay 152 escalones y es bajo nuestra responsabilidad subirlos.







Un pequeño descanso para coger aire.






Arf, arf, arf.
Me duelen hasta los dientes de subir por esa escalera empinada de caracol.
Vaya mala leche que tenían estos tipejos.

Arf, arf, arf.






El descansillo de antes visto desde arriba.






La iglesia de la Vera Cruz se ve mejor desde aquí arriba.






Ahora bajamos.
No sé que es peor, si subir o bajar.

Al ir más rápido uno se puede marear con tanta vuelta.






Ya estamos en la calle.
La verdad es que no conté los escalones, estaba más preocupado de las palpitaciones de mi corazón.








Pasamos por la turística calle de Juan Bravo y ahora bajamos por la calle Cervantes.






29 metros de altura sin cemento ni nada por el estilo.








Muy cuco.







Fuimos a comer al mesón de Cándido.
Pedimos cochinillo asado, como era lógico.







Unos judiones y una ensalada para empezar.
Para el cochinillo la Gatha pidió una jarrita de vino y yo una cocacola light.
El camarero se me queda mirando y le digo, ¿qué pasa?
Si no tienes light me la traes zero.
Como si me quieres traer un sprite o un choleck.







Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias (alias Juan Carlos I) estuvo comiendo en ese mismo local.
El del collar que lleva el gato en la cabeza es el dueño.







Un garbeo por la zona para depurar la cocacola.






Tomando unas referencias.








Vamos ganando altura.








Objetivo conseguido.








Ya no se puede subir mas.








Vista de la plaza de la Artillería.







Esta es la cuenta del mesón de Cándido.
Una semana después todavía me duele, pero un día es un día.

Ahora que todavía tengo dientes prefiero que al cerrarlos haya algo duro como un entrecot o un chuletón, el cochinillo es demasiado blando, como si fuese una coliflor o un repollo.
No me entusiasmó demasiado, pero era cuestión de probarlo una vez en la vida.






Fuimos a visitar la casa donde vivió Antonio Machado.








La entrada cuesta 1,50 € y es con guía.
La cocina de la época, hablamos de los años 20.

En el lateral metían agua en un pequeño tanque y así la tenían siempre calentita porque la lumbre nunca se apagaba del todo.
Los techos apenas sobrepasaban los 2 metros.








Se trataba de una pensión donde vivían 4 personajes intelectuales.
Ya disponían de parquet y un jardín.









Esta señorita con cara de psicópata es la guía, je, je.
Nos explicaba que Antonio se casó a los 34 años con Leonor Izquierdo de 15.
Hoy en día sería tratado de asaltacunas, pero en la época era bastante normal.
Desgraciadamente Leonor murió de tuberculosis apenas con 18 años.








La habitación.








Este aparato era un grabador de discos y lo utilizaban para ir de pueblo en pueblo grabando canciones populares.








A la derecha la famosa casa de los picos.
Dentro había una exposición de fotografías.







Majestuosa la construcción romana. Es un milagro que el cabrón ese de Napoleón no se lo cargara cuando sus tropas fueron vencidas. Tenía esa fea costumbre.






Aquí empieza el acueducto, el agua venía de más lejos, unos 15 km. y llegaba hasta el Alcázar.






Tiene poco más de un metro de altura.







Poco a poco va ganando altura.







Un primo mío castellano, el Matías.







La esquina de la calle de Almira. Aquí empieza la parte mas conocida del acueducto.







Yo también estaba, je, je.







Vista desde la calle de San Juan.







Extrañas construcciones.







Monumento a los caídos de la división azul.
Fueron un grupo de voluntarios españoles que se alistaron para luchar en el bando alemán de Hitler contra la unión soviética en la segunda guerra mundial.







Murió cerca de un 10%, fueron heridos el 20% y al finalizar la guerra un 5% decidió no volver a España.







De tapeo por la plaza mayor.







Un garbeo por Castilla la Vieja para ver castillos.
Es curioso que los franceses les llamen chatós, je, je.







Vistas del Alcázar en su cara noroeste.
A la derecha hay un perro grande cagando en el césped que hábilmente lo he recortado para no estropear la foto.
La dueña me controla a mí en vez de hacerlo con su perro.






La verdad es que mereció la pena ir al Alcázar.







Visto desde la iglesia de la Vera Cruz.







Posado-pactado.







Una lástima que estuviese cerrada.







Anteriormente se la conocía como Iglesia del Santo Sepulcro, tiene 12 caras y es de finales del románico.
Tiene una curiosa leyenda que os relato:
Dice que durante el velatorio de un caballero de la orden, en un descuido lo dejaron solo y fue atacado con unos grajos que lo dañaron. El prior maldijo esas aves impidiéndolas acercarse a la iglesia. Desde entonces nadie ha vuelto a ver jamás grajos cerca en la iglesia de la Vera Cruz.
Grajos no sé, pero ratas castellanas sí había.








Inmensas rectas donde se invita a retorcer el mango.







Llegamos a la iglesia monasterio de Nuestra Señora de la Soterraña, en la población de Santa María la Real de Nieva.







Posado de la Gatha.







Vista del claustro.






Llegamos a la población de COCA, de ahí lo de "las otras hierbas".







Llegamos al castillo de COCA, un bello ejemplo de arquitectura gótico-mudéjar del siglo XV.







Posición GPS: 41º12'51"N 04º31'29"W.







El acceso al castillo.







El foso es impresionante, sólo faltan los cocodrilos, je, je.







La torre del homenaje.
Para acceder a ella hay que subir por una escalera de caracol y habiendo subido al Alcázar esto es pan comido.






Vista de la cara norte.







Muy bien restaurado.







Casi 3 € cada una con guía incluído.
Al principio sueltan un rollo en TV, pero luego la visita se pone interesante.







Las telarañas son de verdad.







Vista de la Torre de San Nicolás.
Ahora nos acercaremos a visitarla.






Felices como dos lombrices salimos del castillo.







Vista externa de la cara norte.







Nos acercamos sigilosamente a la Torre de San Nicolás.







Posición GPS: 41º13'07"N 04º31'29"W.







Llegamos a la población de ISCAR y nos sorprende esta plaza de toros tuneada a centro comercial.







Nos acercamos a su castillo.
Posición GPS: 41º21'53"N 04º32'16"W.
Está cerrado.







Seguimos hasta CUÉLLAR y llegamos a su castillo.
También es conocido como el castillo de los Duques de Alburquerque.







Principalmente es de estilo gótico-renacentista y aunque su primer uso fue militar luego se convirtió en un palacete.
Como era normal, las tropas francesas quemaron todo lo que pudieron e hicieron numerosos destrozos cuando tuvieron que salir derrotados allá por el 1813.







De ver tanto castillo me ha entrado hambre.
Nos zampamos un bocata de calamares y una deliciosa pizza en el bar El Molino por poco dinero.
Es fácil de encontrar, tiene una cruz de piedra blanca delante.









Seguimos por esos campos de Castilla y visitamos la estación de tren abandonada de ORTIGOSA DE PESTAÑO.
Cada vez me alegro más de tener una moto trail. Cacho piedras.







En blanco y negro queda mejor, je, je.







Ángulo inverso.






Un poco abandonadilla.







Los cambios de agujas se hacían manualmente.







Otros tiempos, otras épocas.







Si la envejecemos queda más chula.







Las taquillas de entonces.
No hace mucho, el último tren salió el 25 de Septiembre de 1993.








Dejamos la moto a buen recaudo en el parking del hostal.







La calle del Cronista Lecea y el hostal a mano derecha.






En la calle de la Infanta Isabel hay una hamburguesería especializada en tamaños XXL.
Me pedí una hamburguesa maxi por 6 pavos y aterrizó en mi mesa un platillo volante.
Tenía algo más de un palmo, calculo unos 27 cm, así que la superficie del círculo sería [pi x radio²].
Se podría resumir como 4 hamburguesas en una.
Colosal.








Un pequeño heladito para hacer la digestión en la cafetería "La Colonial".
Que sí, que yo también estaba, je, je.








Después de unos cuantos chupitos la Gatha quería hacerse una foto con Tony.
Digo, Antonio Machado.







Ampliación del mapa de cabecera.







Un último adiós al acueducto.







Que sí, que sí, que ya nos vamos.







Un paseo por SAN ILDEFONSO o LA GRANJA.
Lo dejaremos para otra ocasión ya que íbamos cargados con las alforjas y no es plan que me zampen el portátil.








Otra ampliación de la ruta.







Sacedón, qué recuerdos con el Varaderox allá por el 2006.
Fuimos a un bar ya conocido por nosotros donde hacen unos bocatas de tamaño familiar.








Por cierto, se llama bar ESPAÑA, juas, juas.
No se me erizó el pelo, ni me subió la tensión, ni me dió un ataque de ictericia como algunos habitantes de las provincias nordestes de ESPAÑA. (nótese una pequeña puya).







Bocata de lomo, queso y mayonesa. 4,50 €
Lo medí y tenía cerca de 50 cm.








Llegamos a CUENCA y pasamos por las famosas casas colgadas, que no colgantes.
Una jodida nube nos estropea la foto.








La plaza Mayor de Cuenca.







La catedral.







Sunflowers, aquí conocidos como girasoles.






Muy cucos.

En fin, otro viaje más para el recuerdo, con las 5 rallas Wifi del hostal, el castillo de Coca y la casa de los Picos ha sido bastante alucinógeno, digoooo alucinante, je, je.
Lluvia durante el trayecto: 0%

Agentes de la Guardia Civil motorizada: 0
Agentes de la Guardia Civil en coche patrulla: 1
Kilómetros recorridos: 1.360.
Consumo medio de combustible: 7,51%.
Coste total del viaje: 557 €.

Agradecimientos a la Gatha, Wikipedia, ViaMichelin y Suzuki.

Miauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu.

.