- JUN '12 PRESA DE ISBERT.

Hoy voy a visitar uno de los grandes fiascos de la comunidad valenciana, no me refiero a Terra Mítica, ni a la ciudad de la luz ni mucho menos al aeropuerto de Castellón, etc.
Se trata de la presa de Isbert, un proyecto de embalse que se empezó a gestar a finales del siglo XIX y terminó en el año 1944.
Tiene la particularidad que cuando se llena a tope en apenas 20 días el agua desaparece por filtraciones debido a que el terreno es cárstico.


Hay dos rutas para llegar y escojo la que menos esfuerzo me exige, desde Tormos hay un camino que llega hasta apenas 200 metros de la presa.












Me acerco a la presa.





Tiene casi 29 metros de altura y las riadas de 2007 hicieron que el agua pasara por encima como si nada.






En la otra parte debería haber agua embalsada, sé que no hay ni una gota, de ahí mi tranquilidad en andar por aquí.






Si hay que subir se sube.






Soy como un felino ágil y atlético, lo que ocurre es que los gatos suelen pesar 4 kgr y yo paso ligeramente de los 100, je, je.






Las asas han resistido, la madre naturaleza me quiere mucho y me atrae hacia abajo con mucha fuerza.












Escapatoria hacia el mar.












Para llegar a la parte contraria generalmente hay que ir hasta Fleix y bajar el barranc de l'infern, la catedral del senderismo de la comunidad valenciana, ya lo hicimos en el 2009 y puedo asegurar que tiene casi 7000 (siete mil) escalones hechos por los moriscos.






























Está prohibido el paso por la puerta, yo ni la he tocado, he pasado justo por el lado.






A la izquierda espera la Bicha.






Seguimos el cauce hacia Tormos.












El entorno es curioso.






Posado de la Bicha.






Ni gota.






Arte en la pared, incluye un gato pintado.






Desde aquí se ve mejor la pintura.






El azud de Beniarbeig con sus patitos.

Ha sido una crónica sencilla de una escapada de dos horas.

Miauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu.

.


.


.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy chulo el paseo,la verdad que dos horas muy aprovechadas.gracias or compartir tus cronicas

Fco. Javier Alonso Martín dijo...

Visitada, pero por el otro lado.-

Es una preciosidad