- MAR '22 UN GARBEO CORTO.

Estamos a finales de marzo y estoy harto de tanta agua, lleva dos semanas lloviendo, esta tarde parece que no va a caer nada y aunque el cielo está nublado vamos a salir Mariano y yo cerquita por si acaso.




Intentamos hacer la pista de Benirrama-Lorcha sin éxito, la mía pasa, pero la Honda tiene un par de semanas de vida está en rodaje y no es plan de ahogarla tan pronto.








Demasiada agua, nos volvemos.








Paramos en el bar de nuestro amigo Joselito de Alcalalí y recalculamos la estrategia a seguir.








Nos acercamos a Castell de Castells para hacer la pista que nos lleva al embalse de Guadalest.
La acaban de asfaltar entera, de punta a punta.








Le han quitado la gracia, ahora ya pueden pasar por aquí toda clase de artefactos a motor.








El embalse de Guadalest está hoy al 90% de llenado.








Ese es el único trozo de tierra que veréis en toda la pista.








Al llegar abajo echamos a la izquierda hacia la presa y nos encontramos un árbol caído que nos impide el paso.








Llevo de todo en la maleta, pero ahora me doy cuenta que me falta una pequeña hacha para recortar algunas ramas y poder pasar por debajo.
















Recalculamos la ruta y volvemos por Beniarda-Polop.








Pasamos por el puerto deportivo Campomanes-Greenwich y hacemos unas fotos de postureo.








































Muy cerca tenemos la urbanización Pueblo Mascarat donde también hay buenos decorados de fondo.
















































Yo también estaba, je, je.








Al fondo el peñón de Ifach desde la urbanización Maryvilla.
















Última foto y a casa.








Mapa de ruta.

.

.

.

- MAR '22 EL BOCATA MAGICO.

Hoy hoy a llevar a mis amigos a zampar un bocata de esos que nos gustan a nosotros, después ya veremos.




José parece contento.








Muy contento.








Paco también lo parece.








José no sabe si empezar por la parte norte o la sur, Paco mientras juega un poco con la trompeta.
















Todos ríen cuando hay comida delante, nunca he visto a nadie triste.








Yo también estaba, je, je.








Pues eso, estamos en el bar Reyton de Sueca, una maravilla se mire por donde se mire.








Mi bocata se llama brascacabrapollo, el de Paco un descabronat y el de José un Josep con cinco huevos fritos.







Pollo rebozado, bacon, cebolla caramelizada, queso de cabra y mayonesa.








Y todo para mí.








Ánimo que tu puedes, de aquí no se levanta nadie hasta dejar el plato limpio.








Happy cat.








Unos chupitos para hacer la digestión.
Hay alguien que prefiere beber ácido sulfúrico para digerir mejor el bocadillo.








Posado con la jefa, un saludo, quedamos maravillados.








Esta es para acordarme del lugar.








Pudiendo elegir autovía o tierra prefiero la segunda.
























Ya que lo tenemos cerca les comento si nos vamos a comer una paellita a la Albufera de Valencia...








Oinx@#~%&piiiiiiiiiiiiiii.








Mejor vamos a dar unos saltos a ver si baja el bocadillo.
























































Es hora de comer y no quieren nada, están servidos dicen.
















El río Júcar casi en su desembocadura en Cullera, de momento estamos en Sueca.








Cambiamos de puente.
































Tampoco quieren merendar, lo que quieren es dar brincos.








































Un garbeo por la parte sur de Cullera.
































Torre Guaita en Xeraco.
























En Xeraco pasamos por delante de una conocida pastelería y me pitaron para que no parase, quería zamparme un par de palmeras de chocolate y no me dejaron, esa no os la perdono.
Estamos en la casa forestal les Planisses de Beniatjar, desde aquí parte una interesante ruta senderista hacia la cumbre del Benicadell que nosotros no vamos a hacer.
Yo ya la hice en el 2017 y aquí están las pruebas:








Cambiamos de provincia y pasamos por Lorcha para coger una pista facilona hacia Alpatró.
























































Aquí en una animada conversación del siglo XXI.
A la próxima os dejáis el móvil apagado o le meto fuego.








Momento de la despedida, otro día más.
Voy a pasar por una pastelería y comprar algo dulce que tengo las defensas bajas y estoy famélico.








Mapa de ruta.

.

.

.